viernes, 24 de noviembre de 2017

POLVORONES DE ACEITE DE OLIVA

POLVORONES DE AVELLANA CON ACEITE DE OLIVA.





¡Hola dulcer@s!

Hace mucho que no publico por aquí, y está no es la vuelta definitiva, pero me apetecía escribiros está entrada para que así disfrutéis de esta delicia en casa.

Ya falta menos para que seamos uno más en la familia, y en estas últimas semanas estoy bastante activa, así que paso algún que otro rato en la cocina.

El porqué de estos polvorones, es por que no soy muy amante de la manteca de cerdo y creo que casi nunca la utilizo, por no decir nunca. De esta manera vegetarianos y veganos pueden comer.


Esta vez están hechos de avellana pero podéis utilizar almendra o hacer de ambas por que están de vicio.


La receta es muy sencilla, sin nada de complicación y con ingredientes que seguro todos tenéis en casa.





Ingredientes

200 gr de harina de trigo tostada y tamizada
50 gr de avellanas tostadas y picadas
90 gr de azúcar glas tamizado
85 ml de aove (aceite de oliva virgen)
Azúcar glas para espolvorear






Preparación

En una sartén, tostar la harina, a fuego medio removiendo para que no se queme.
También se puede hacer en el horno, extendemos la harina en la bandeja y horneamos de 15 a 20 minutos a 180°. Es tostar, no quemar, así que ojo aquí.

Con las avellanas el mismo proceso o comprar ya tostadas. A mi me gusta tostarlas por lo que las compro crudas. Una vez que las tenemos tostadas las pasamos por una picadora, sin escedernos en el picado y asi se note la avellana.

En un cuenco tamizamos el azúcar glas, añadimos las avellanas picadas, la harina fría y tamizada (tamizar después de tostar) y mezclamos todo muy bien.

Por último, incorporamos el aceite de oliva y mezclamos, primero nos ayudamos de una cuchara y después con las manos limpias terminamos el mezclado.

Queda una masa no compacta, pero si cogemos un puñado entre las manos y apretamos si se compacta.

Encendemos el horno a 190°.

Cogemos un cortador redondo, estos que veis en las fotos son polvorones de un par de bocados, hechos con un cortador redondo de unos 3 cm. de diámetro y salen 17, pero si el cortador es de 5 cm de diámetro salen 13 polvorones, aquí ya a vuestra elección.
Encima de la encimera ponemos papel vegetal, colocamos el cortador encima, cogemos masa y vamos introduciendola dentro del cortador y apretamos con las yemas de los dedos hasta que tengamos el grosor deseado (un centímetro y medio aproximadamente).
Una vez que tengamos el cortador relleno, presionamos con los dedos y tiramos del cortador hacia arriba para así sacar el aro y nos quedara abajo el polvoron. La parte de arriba quedará abajo en la bandeja de hornear.

Horneamos 15 minutos si son pequeñitos como los míos o 20 minutos si son de 5 cm de diámetro.

Una vez fríos, espolvorear azúcar glas por encima con ayuda de un tamizador.






Espectaculares dulcer@s.
Un abrazo.

viernes, 26 de mayo de 2017

TATIN DE ALBARICOQUE

TATIN DE ALBARICOQUE




Hoy vamos a ensuciar muy poquito y tendremos una tatin rápida y buenísima.

La tarta tatin es una variante de la tarta de manzana que todos conocemos pero en este caso se hace un caramelo al que se añade mantequilla, y encima se coloca la masa. 

En el caso de hoy, os traigo una fruta de temporada como es el albaricoque, pero podéis hacerlas de manzana, peras, melocotón




Necesitaremos albaricoques maduros pero aun firmes, para que así no nos amargue. Se puede comer al salir del horno pero dejando que se temple y si queréis podéis acompañarla de helado de vainilla o nata.


Ingredientes

650 gr de albaricoques
1 masa de hojaldre refrigerada

Para el caramelo

90 gr de azúcar
40 gr de mantequilla
1 cucharada de agua

Elaboración 

Lavamos los albaricoques, los deshuesamos y los partimos por la mitad.

En una salten ponemos el azúcar y el agua y hacemos un caramelo, cuando este dorado (cuidado que no se queme), añadimos la mantequilla en dados y removemos hasta su total disolución. Es el momento de añadir los albaricoques y cocinamos dando vuelta con mucho mimo para no destrozar los albaricoques y que nos queden las mitades enteras. A los 4 minutos esta listo.

Cogemos un molde desmoldable, ponemos los albaricoques con la parte del hueso para arriba, estendemos la masa por encima, meriendo los boldes sobrantes para adentro y hacemos una pequeña abertura en el centro para que nos sirve de chimenea para el vapor.



Hornearemos a 200 grados durante 20 o 25 minutos o hasta que el hojaldre este dorado.
Una vez fuera, dejamos templar para desmoldar y no quemarnos. 




Pues listo. Ya tenemos nuestra tarta lista para servir y disfrutar.

Como siempre, un abrazo dulcer@s.



viernes, 19 de mayo de 2017

MOLLETES INTEGRALES CON REMOLACHA

¡REMOLACHA DE REMOLACHA!





El desayuno, la primera comida del día y para mi la mas importante. Me encanta sentarme a desayunar tranquila y casi siempre es pan con aceite. Y si hablamos del pan de desayuno todos conocemos los molletes. Es un pan con una miga tierna y una corteza muy fina y que tostado es una delicia.



Los molletes que hoy os traigo en sus ingredientes esta la remolacha. Ya el color del pan es para enamorarse, nada de colorantes artificiales, color natural. Voy con la receta.

Ingredientes para 6 molletes de 90 gramos cada uno:

200 gr de harina de trigo
100 gr de harina de trigo integral
150 ml de remolacha cocida y triturada
70 ml de agua
10 gr de levadura fresca
12 gr de sal
20 gr de mantequilla a punto pomada

Elaboración:

Ponemos en un cuenco las harinas y la sal y mezclamos. 

Mezclamos la remolacha y el agua, en total la masa necesita 220 ml de liquido así que pesar bien el liquido y si falta añadir agua hasta completar. Yo no he colado la mezcla pero si no queréis encontrar remolacha hacerlo, a mi me gusta así y no se nota nada. Disolvemos la levadura en el liquido y echamos encima de la harina junto con la mantequilla. Ahora mezclamos bien y dejamos reposar 5 minutos. Volvemos a amasar un minuto y Descansamos 5 y así otra vez mas. La masa queda lisa, de un rojo intenso precioso. La ponemos en un cuenco engrasado y tapado con film transparente alrededor de 2 horas, tiene que doblar volumen.

Una vez doblado volumen, cortamos 6 porciones de 90 gramos cada una, la voleamos y dejamos reposar 5 minutos para que la masa deje de estar tensa. Estiramos cada bola, queda en forma ovalada, nos ayudamos de harina, esa harina nos da el aspecto del típico mollete.











Ponemos en la bandeja donde vayamos a hornear y tapamos con un paño limpio 1 hora, tiene que doblar de nuevo.

Encender el horno a 200 calor arriba y abajo y cuando este a la temperatura introducir en el horno y hornear 10 minutos.




Ya tenemos nuestros molletes para nuestro desayuno. Se pueden congelar.
Hacerlos y disfrutar de ellos, no os dejaran indiferentes.

Un beso dulcer@s

viernes, 12 de mayo de 2017

TARTA DE CEREZAS

TARTA DE CEREZAS





¡Ya tenemos cerezas! ¡Qué ricas están!

Antes de empezar, ya se que muchos estáis en la operación bikini, esta tarta no es "fit o light" pero es de fruta, una fruta que aporta muchos nutrientes y que nos aporta unas 50 calorías por 100 g.

Voy a estrenar 2 cosas para esta receta, una es el molde de cerámica que estaba deseando y dos, las primeras cerezas del 2017.

Esta tarta es muy fácil de hacer y esta muy rica. La he sacado de un libro que tengo de tartas con frutas, le he hecho alguna variación como hacer la sablé integral. Esta masa es muy fácil pero si estáis sin ganas de poneros manos a la masa, nunca mejor dicho podéis comprarla pero nunca será igual.



En el proceso vamos hacer una precocción en blanco, os explico en que consiste, es una primera cocción sin nada de relleno y que con esto lograremos que nos quede una masa crujiente y no se ablande.

Ahora voy con la receta para 6 o 8 personas.

Ingredientes

MASA SABLÉ

100 g. de harina de trigo
100 g. de harina de trigo integral
100 g. de mantequilla a temperatura ambiente
90 g. de azúcar glas
1 huevo
25 g. de almendras muy molidas o avellanas
Una pizca de sal

RELLENO

500 g. de cerezas deshuesadas
90 g. de azúcar mascabado
1 cucharada de harina de maíz
1 cucharadita de extracto de vainilla

Elaboración

Prepararemos la masa sablé. Ponemos en un bol todos los ingredientes secos y mezclamos muy bien. Añadimos la mantequilla en dados y amasamos con los dedos hasta que queden unas migas. Incorporamos el huevo, vamos integrando poco a poco sin excedernos en el amasado. Hacemos un bola, la envolvemos en film y la dejamos en la nevera durante 1 hora.

Mientras deshuesamos las cerezas, las ponemos en un bol, le echamos el azúcar y la vainilla y mezclamos muy bien hasta que no se vea el azúcar y dejamos reposar 1 hora.

Pasada la hora, encendemos el horno a 180 grados, calor arriba y abajo, sacamos la masa del frigorífico, la colocamos entre 2 papeles vegetales y estiramos dejando un grosor de entre 4 a 6 mm. La ponemos en el molde, previamente untado con aceite y espolvoreado con harina, pasamos el rodillo por encima para cortar los bordes y ponemos un papel vegetal encima con legumbres (yo he utilizado arroz) para que no se hinche en el horneado. 

Horneamos durante 15 minutos.


Recién sacada del frigorífico y estirada sobre el molde

Papel vegetal con el arroz encima

Precocida y lista para rellenar

Mientras ponemos a escurrir las cerezas, nos quedara el jugo de la maceración. Le añadimos la harina de maíz, la disolvemos y ponemos en un cazo hasta que esta espese. Una vez que haya espesado echamos el sirope encima de las cerezas, removemos bien y las ponemos encima de la masa precocida en blanco.


Horneamos durante 25 minutos.

Fácil, muy buena, se puede comer templada o fría y de un día para otro esta también está buenísima.







Un abrazo dulcer@s



viernes, 5 de mayo de 2017

CHEESCAKE DE CHOCOLATE, NARANJA Y CARDAMOMO

CHEESCAKE DE CHOCOLATE, NARANJA Y CARDAMOMO.




Mi aportación para el día de la madre, un delicioso cheescake para adict@s al chocolate, pero muy adictos.

Y porque este si es un gran motivo y bastante especial, así que creo que os he preparado un dulce de lujo. 

Me he adelantado al día para que os de tiempo y así no haya ni una excusa. 




Espero que tod@s los que me leéis seáis amantes del chocolate.

He de reconocer que me chifla el queso, todos los quesos en todas sus texturas, me encanta. Los cheescake están dentro de mis fascinaciones, fríos u horneados, da igual todos están buenos. 

Llevo tiempo rondando en mi cabeza la combinación de queso, chocolate, naranja y cardamomo y creo que este era el día. Es mi primera publicación para el día de la madre y creo que es bastante especial. No es el primero cheescake que tengo en el blog, de hecho empece mi andadura con uno de fresa que esta tan bueno y os lo dejo aquí.

Las fotografías las he hecho al aire libre, por eso la luz es tan estupenda.

Nota: el chocolate de la ganache es del 70% pero podéis utilizar uno con menos cacao u otro con  mas cacao.




Voy con la receta para un molde desmontable de 18 cm de diámetro.

Ingredientes base

150 g de galletas tipo maría
50 g de mantequilla derretida
1 cucharada de cacao en polvo sin azúcar 
1 cucharada de azúcar mascabado o moreno

Ingredientes queso

500 g de queso crema tipo philadelfia
100 ml de nata 
100 ml de zumo de naranja
100 g de azúcar
2 huevos L
200 g de chocolate 52%
Ralladura de naranja

Ingredientes ganache 

120 g de chocolate 70% 
150 ml de nata
5 vainas de cardamomo
Ralladura de 1/2 naranja





Elaboración

Primeramente encendemos el horno a 180 grados, calor arriba y abajo, y preparamos nuestro molde.

Para la base, empezamos triturando las galletas, añadimos el azúcar y el cacao, mezclamos y añadimos la mantequilla. Con todo bien integrado lo ponemos en la base del molde bien compacto y lo introducimos en el horno durante 10 minutos.
Mientras pasamos a la crema de queso. Calentamos el zumo de naranja y cuando hierva se lo echamos al chocolate troceado hasta que nos quede una ganache de chocolate. Añadimos la nata, los huevos, el azúcar, la ralladura y el queso y batimos con unas varillas manuales hasta que quede una crema sin grumos.

Cuando tengamos nuestra base lista, la sacamos del horno, bajamos este a 150 grados, echamos la crema de queso encima y horneamos durante 1 hora y 30 minutos. Apagamos el horno y dejamos dentro el cheescake hasta que el horno este completamente frío sin abrirlo. Una vez que este frio, lo sacamos, lo tapamos con film y dejamos reposar una noche en la nevera.

Al día siguiente preparamos la ganache. En un cazo ponemos el cardamomo machacado junto con la leche y la ralladura y lo ponemos a hervir. Lo echamos encima del chocolate troceado con ayuda de un colador y con una lengua repostera vamos removiendo hasta conseguir una ganache sin grumos. Tamos con film, que toque la superficie del chocolate y dejamos que se enfríe.

Desoldamos nuestro cheescake y echamos nuestra ganache por encima con ayuda de una espátula.





Listo. No es tan complicado, ¿a qué no?

Disfrutar de la vida, de los hijos, del deporte y de la comida.

Un beso dulcer@s

viernes, 28 de abril de 2017

COULIS DE FRESAS CON CREMA DE MASCARPONE

VASITOS DE COULIS DE FRESAS CON CREMA DE MASCARPONE





Postre sencillo, sin excusas, ideal para terminar una comida familiar o con amigos y todos quedarán sin palabras.

El coulis es una salsa espesa y concentrada, en este caso de fresas, ideal para acompañar cheescakes, helados o hacer estos vasitos. Normalmente se tritura todo y se pasa por un colador pero yo lo he dejado así tal cual, y así te encuentras trocitos de fresa en cada cucharada.




Aunque el coulis se suele servir de acompañamiento como anteriomente os he comentado, en este caso es la base principal y después le añadiremos una crema de mascarpone de lo más fácil y todo junto una bomba.

Hay mas opciones, sino tenéis fresas podéis hacerlo con frambuesas o mango, pero eso ya a vuestra elección, mi propuesta es con fresas.

Paso a la receta para 6 personas o vasitos.

Ingredientes coulis

250 g de fresas limpias y cortadas en dado pequeños
120 g de azúcar
15 ml de jugo de limón
30 ml de agua

Ingredientes crema mascarpone

250 g de mascarpone
100 ml de nata
50 g de azúcar
1 cucharada de coulis de fresas

Elaboración

Poner las fresas en un cazo con el azúcar, el limón y el agua y cocer a fuego medio 15 minutos, removiendo de vez en cuando. Retirar del fuego y dejar enfriar.





Mientras pasamos a la crema. En un cuenco ponemos el mascarpone, la nata y el azúcar y montamos como si solo de nata se tratara. Echamos la cucharada de coulis y mezclamos bien. Ponemos en una manga pastelera.

Cogemos nuestros vasitos y llenamos casi hasta la mitad de coulis de fresas y rellenamos el resto de mascarpone y así con todos.







Conservar en el frigorifico y disfrutar de ellos fríos. Se ven deliciosos y saben mejor y sólo os robaran una hora o menos.

Un beso dulcer@s

lunes, 24 de abril de 2017

PAN DULCE CON CHOCOLATE

PAN DULCE CON PEPITAS DE CHOCOLATE




Nada mas leer el nombre ya me entran ganas de coger un trocito y comérmelo.

He de reconocer que no se comer sin pan, por algo es un alimento básico, y es que aunque no acompañe a la comida que tenga preparada el pan siempre tengo que verlo encima de la mesa, manía mía.

El que os traigo hoy no es precisamente para acompañar en las comidas, pero me lo como o solo, o con leche, o con mantequilla, o con mas chocolate...y es que es tan rico, tan fácil y tan económico.

Ideal para las meriendas de nuestros niños. No lleva lácteos, y para que os hagáis una idea se parece al "pan de molde" casero pero dulce y recién horneado y templado y pasadas unas horas parece bizcocho.




Venga voy con la receta para un pan en un molde de 22 cm de largo.

Ingredientes

300 gr de harina de fuerza
180 ml de agua
35 gr de azúcar
1/2 cucharadita de sal
55 gr de pepitas de chocolate
1 cucharadita de azúcar invertido o miel
10 gr de levadura fresca

Elaboración

Echamos en un bol la harina, el azúcar, la sal y mezclamos bien. En un vaso echamos un poquito de agua de los 180 ml que tenemos preparados y la calentamos unos segundos en el microondas. Añadimos la levadura y la miel (si optáis por el azúcar invertido lo echaremos cuando añadamos el agua) y disolvemos por completo. Se lo echamos a la harina con el resto del agua y empezamos a amasar.

Amasamos y reposamos hasta conseguir una masa lisa y dejamos fermentar 1 hora en un bol untado en aceite y lo tapamos con film o con un paño limpio.


Una vez haya pasado el tiempo, sacamos la masa del bol y la dividimos en 3 porciones "iguales". A mi me han salido 3 porciones de 183 gramos cada una. Cogemos una porción, la estiramos formando un rectángulo de ancho como nuestro molde y lo enrollamos entre si. Hacemos lo mismo con las otras porciones y las colocamos en el molde.




Lo volvemos a tapar y dejamos que duplique el volumen, entre 30 o 45 minutos.





Encendemos el hornos a 240 grados, calor arriba y abajo. Horneamos durante 30 minutos y en el minuto 20 bajamos a 210 grados y lo dejamos así hasta el minuto 30. Si veis que se os dora en exceso cubrirlo con papel de aluminio.



Un fantástico pan para vuestros desayunos y meriendas.




NOTA: una vez frío podéis congelarlo o por porción entera o cortado en rebanas y guardarlo en bolsas de congelación o envueltos en papel film. Si optáis por no echar las pepitas de chocolate, como sugerencia, tostado y con mantequilla esta muy rico.


Un abrazo dulcer@s.